Buscar

Filtros solares físicos vs. químicos

Actualizado: 19 de jun de 2019

¿Conoces las diferencias, riesgos y beneficios de los protectores solares físicos y los químicos? En este artículo te lo explicamos:

Protectores solares químicos

Nuestro cuerpo tiene su propio método de protección de los rayos UVA, como por ejemplo la melanina y el sudor, que contiene un ácido que es un potente protector. Estos protectores interfieren con el método de protección natural de nuestro organismo. Por eso deben aplicarse media hora antes de la exposición al sol: porque tienen que ser absorbidos por la piel para que se produzca la reacción química correspondiente.

Estos filtros químicos traen serios problemas para la salud:

Actúan como disruptores endocrinos, interfiriendo en el sistema hormonal


Los 3 grandes grupos químicos que se utilizan en los protectores solares son benzofenonas, camcenos y oxicinamatos, y los 3 son antiandrogénicos: modifican el comportamiento de las hormonas sexuales.

La mayor parte de los protectores solares farmacológicos tiene actividad hormonal; funcionan como disruptores endocrinos (tal como las botellas de plástico y los antiadherentes de las sartenes).

Los disruptores endocrinos pueden producir graves problemas de salud, desde la deficiencia de síntesis de vitaminas hasta enfermedades como el cáncer.

Tapona la salida del sudor


Para que no se nos vaya la crema, dificulta la sudoración y añade en su fórmula química el ácido protector que contiene el sudor sintetizado en laboratorio.

Elimina la alarma natural de nuestro cuerpo


Nuestro cuerpo se enrojece cuando la exposición al sol sobrepasa el límite de lo saludable.Este aviso natural del cuerpo no existe cuando usamos protectores solares químicos, por lo que nos exponemos al sol más tiempo del que es recomendable para nuestra salud.

Impide la síntesis de vitamina D


El uso de filtros solares impide que nuestro organismo sintetice correctamente la vitamina D, que obtenemos de la exposición a la luz solar.

Contaminan el medio ambiente


Están compuestos por sustancias químicas, en su mayoría derivadas del petróleo. La industria petroquímica es tóxica para el medio ambiente y nuestra salud. Se contaminan los océanos debido a su uso y abuso en las playas. En particular, son una amenaza ecológica para los corales y arrecifes de coral.



Protectores solares con filtros físicos

Los filtros físicos, también conocidos como minerales o bloqueadores solares son polvos minerales inertes, como el óxido de zinc y dióxido de titanio (los más usados).

Forman una capa en la piel que refleja la luz solar y así impiden que los rayos UV penetren en nuestro cuerpo. No intervienen en la química de nuestro organismo, sino que actúan sobre la piel a modo de pantalla.

Algunas marcas convencionales de protectores solares han empezado a sustituir parte de los filtros químicos por físicos, para reducir el nivel de alergias y toxicidad que producen muchos de los filtros químicos. Así que asegúrate de que el protector solar, aunque indique que lleva filtros físicos, no contiene además ningún filtro químico.

Cambiar de paradigma


Tomar el sol es saludable, pero no la exposición prolongada o en los momentos de mayor incidencia solar. El instinto del ser humano ha sido siempre buscar la sombra en las horas de mayor intensidad del sol. Hagamos caso a la sabiduría de nuestro cuerpo.Pasar todo el día tirado al sol sin ningún control no es una opción consciente.



¿Qué te puede ayudar para no sobreexponerte al sol?


Mantener la piel hidratada. Después de la ducha, y sobre todo en verano, usa siempre aceites naturales para hidratar tu piel.

Especialmente en los días en los que más nos exponemos al sol, tomar alimentos ricos en antioxidantes, como la fruta y verdura en crudo, ensaladas, batidos verdes, zumos naturales, semillas, aguacate y frutos secos.


Hacer una exposición al sol progresiva. No pasar del abrigo de invierno a la exposición prolongada al sol inmediatamente.


Empezar por paseos, ratos cortos e ir aumentando progresivamente.


Usar sombreros, gorras, sombrillas…


Especialmente para los niños, que puedan jugar libremente en la playa, usar camiseta.

Ten en cuenta que el factor de protección indica el tiempo que podemos estar expuestos sin quemarnos (aunque esto va a depender también de nuestro tipo de piel). Así que no hace falta obsesionarse con factores altos, sino tener la precaución de reponerlo con más frecuencia.

¿Qué eliges tú como protección solar? ¡Déjanos tus comentarios!

136 vistas