Buscar

La mística de los solsticios

Actualizado: 19 de jun de 2019

SOLSTICIO: del latín solstitium - sol sistere, sol quieto. 😊


Este término es un concepto astronómico que denomina la época en que el Sol se encuentra en uno de los trópicos (en otras palabras, los solsticios son los momentos anuales en los que el Sol alcanza su posición extrema).




Mística del solsticio


La religión en sus orígenes fue mayormente una astro-teología, y la filosofía antigua fue mayormente una filosofía natural donde, a partir de la observación de los ciclos naturales y de las relaciones entre la Tierra y el Cielo, se construyeron una serie de principios éticos. La luz del Sol verdaderamente era la vida del ser humano y de la naturaleza.


De aquí que los equinoccios y los solsticios sean puntos donde se sitúan historias de los diferentes dioses: Cristo, Mitra, Horus, Cronos, Dionisio, Huitzilopochtl y muchos otros, tienen en su mitología claras coordenadas de correspondencia con estas fechas.


Podría decirse que se trata de una sola historia: la historia de la luz que, al inscribirse en el espacio, engendra el tiempo.





Solsticios y equinoccios


Los solsticios –palabra que significa “sol quieto”– marcan la máxima polaridad de la luz. En el verano, el solsticio es el día más luminoso del año y la plenitud es la fuerza celeste que engendra y se disemina por la naturaleza. En el solsticio de invierno tenemos el día más oscuro del año.


A su vez, los equinoccios marcan el equilibrio –la palabra significa “noche igual”– y el día y la noche duran lo mismo. Se cancela por un instante la dualidad.


Simbolismo solar


No ha habido ningún pueblo que no haya atravesado algún tipo de simbolismo solar en su filosofía, ciencia y teología. El Sol (y particularmente sus equinoccios y solsticios) representa la restauración anual de la vida, la gran resurrección de todas las cosas existentes, la gran redención, la elevación de toda la vida de la oscuridad a la luz.


Y sus efectos en la Tierra revelan las leyes esenciales de la vida.


Un tiempo para sembrar, un tiempo para cosechar, un tiempo para reunir, un tiempo para el sosiego y seguir ese ritmo era entonces (y lo sigue siendo aún ahora) estar en armonía con la ley del cosmos.


Sol de vida


El Sol es vida, y esta vida es la propiedad común en todas las cosas, el poder del cual dependemos. Desde el más pequeño átomo hasta la más grande estrella, la luz es un símbolo de la presencia de la vida.


Existe aquí una notable identidad entre la luz, la vida y la ley. Y una ecuación hermosa: si existe una sola luz y la luz es la vida misma, entonces todos los seres vivientes somos un solo ser.




Fuente: http://cadenaaurea.com

62 vistas